Me Siento Orgulloso
Servidores que han encontrado su vocación al servicio del Estado y se sienten orgullosos de ello.
« Atrás

Contribuir desde el arte a la educación de los niños fue lo que me hizo sentir más orgullosa de ser servidora pública: Teresa Morales

Contribuir desde el arte a la educación de los niños fue lo que me hizo sentir más orgullosa de ser servidora pública: Teresa Morales
Por: Liliana Moreno Hernández | Febrero 20 de 2015

Por más de 20 años Teresa Morales, nieta del expresidente Marco Fidel Suárez, se entregó al servicio del país, tomando las riendas del Museo de Arte Colonial, ubicado en la ciudad de Bogotá. Desde el arte y la música siempre les brindó a los visitantes de las aulas de este museo, un espacio de educación y cultura.

"Cuando se trabaja con arte y con música, siempre se está pensando mucho más en educar que en cualquier otra cosa" expresa feliz al recordar los momentos vividos, tanto en el museo como en la Biblioteca Nacional, siendo servidora pública.

Teresa Morales tomó la decisión de dejar el sector privado e ingresar a lo público cuando la Biblioteca Nacional le abrió las puertas y le dio la oportunidad de atraer niños, niñas y jóvenes y enseñarles de historia a través de la música. "En una salita modesta pero muy bien montada" como ella lo dice, inició su labor en pro de la educación y logró hacer muchas cosas, por lo cual fue reconocida en el país.

Luego de trabajar en la Biblioteca Nacional, esta historiadora y filosofa de la Universidad de los Andes, ingresa al Museo de Arte Colonial donde permaneció por más de 20 años. "Yo crecí con la idea de servicio y con la convicción de que el servicio público, así que trabajar en una dependencia del Estado, es un gran honor. Es distinguir a una persona, es un honor que hay que valorar y respetar. Es lo que te permite servir a una sociedad que te ha dado muchas cosas".

Con su convicción inicia una larga trayectoria comprometida con la historia del país. Dentro de su trabajo encontró que el enseñar historia, arte y música, no es tan fácil como llevar a los estudiantes a museos. "Muchos de los colegios llevaban a los niños en ocasiones sin desayunar, mareados de dar vuelvas por toda la ciudad, lo que los hacia incapaces de digerir lo que había en el museo". Fue allí cuando ella comprendió que debía idearse formas para dar a conocer el museo de una manera más fácil para los visitantes.

"Establecimos un sistema donde les dábamos refrigerio, luego los estimulábamos emocionalmente y luego si les dábamos el recorrido por las aulas del museo. Esto porque cuando uno visita un lugar como éste, debe estar entusiasmado para ver todo lo que ofrece y entender la historia y lo que representa. Logré un grupo de personas que hacían que el arte si le llegará a los niños y así mismo aprendieran a apreciarlo" cuenta Teresa Morales.

Por todas las experiencias vividas durante los años que fue servidora pública, es que hoy Teresa Morales dice: "Me siento orgullosa de haber contribuido en la educación de los niños, esa creo que fue la parte que me hizo sentir más feliz de mi trabajo".

De igual manera envía un mensaje muy claro a todos los servidores públicos del país: "trabajen con amor y felicidad. Se deben olvidar de la parte práctica del trabajo y empaparse de la sensibilidad de su trabajo, para quién está dirigido su trabajo, por qué hacen lo que hacen y gozárselo. Los servidores públicos deben sentirse orgullosos de lo que están haciendo y de cómo pueden contribuir al país".