La meritocracia es eficiente para combatir el clientelismo

La meritocracia es eficiente para combatir el clientelismo
Por: Oficina Asesora de Comunicaciones | Junio 2017

 

Proveer un cargo a través de un proceso de meritocracia le cuesta al Estado entre 1.500 y 10.000 dólares, reveló Diego Beltrán, director de Gestión del Conocimiento de Función Pública, durante su intervención en el "Simposio sobre Reforma y Modernización del Estado: Avances en los últimos 20 años, Nuevas Tendencias y Desafíos para los próximos 20 años" que se desarrolló en Santo Domingo, República Dominicana.
 
"Obviamente se dice que es un costo alto, pero cuál es el costo del tradicional clientelismo, hay que seguir en la vía de consolidar el mérito, agilizar los procesos, pero también de hacerlos más económicos", subrayó Beltrán, durante el simposio organizado por el Ministerio de Administración Pública (MAP) de República Dominicana y el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD), con el auspicio del Programa de Apoyo a la Sociedad Civil y a las Autoridades Locales (PASCAL) de la Unión Europea, en el que participaron representantes de 19 de los 22 países que integran el CLAD, organismo que Colombia preside por dos años.
 
Agregó que entre más plazas se sacan a concurso en una convocatoria general, la inversión para el proceso meritocrático es menor. Ejemplo, un proceso en que se abren 500 plazas y se inscriben 2.000 candidatos, es menos costoso por plaza que uno en el que solo se abren 20 plazas con el mismo número de aspirantes.
 
Recordó que en Colombia se creo, constitucionalmente, un órgano autónomo que es la Comisión Nacional del Servicio Civil, encargada de adelantar los concursos. Esto ha permitido consolidar buenos resultados en materias de profesionalización y de lograr blindaje del servicio público a la injerencia política, particularmente en los niveles asistencial, técnico y profesional.
 
Beltrán reconoció que existe el reto de consolidar procesos meritocráticos en los empleos de los niveles directivo y  asesor, tema en el que ya tienen avances países como Chile y Brasil. "Nosotros como Función Pública tenemos esa responsabilidad y estamos trabajando en modelos que permitan ir consolidando el mérito para estos niveles", subrayó.

Desde 2011 y hasta diciembre de 2016 se evaluaron 8.466 personas en concursos públicos abiertos para integrar ternas con el fin de proveer cargos en entidades del orden nacional como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf; la Escuela Superior de Administración Pública, Esap; el Instituto Nacional de Vías, Invías; el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena; el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA y el Instituto Geográfico Agustín Codazi, Igac.

Fueron provistos 5.680 cargos de gerentes públicos de libre nombramiento y remoción y el Presidente nombró 118 Jefes de Control Interno del orden nacional y 128 directores de Empresas Sociales del Estado, ESE, del orden nacional, departamental y municipal, previo proceso de meritocracia.