Función Pública brinda asesorías para la implementación de MIPG en entidades territoriales

El Modelo Integrado de Planeación y Gestión (MIPG) busca una gestión pública que genere resultados con valores, satisfacción de la ciudadanía y confianza de la población en las entidades estatales. Además, facilitar la gestión de las entidades con el enaltecimiento y fortalecimiento del talento humano, la agilidad en las operaciones y la promoción de una cultura organizacional flexible para reaccionar a tiempo.

 

El MIPG está integrado por 16 políticas de gestión y desarrollo administrativo, formuladas por diez entidades: Función Pública lidera el fortalecimiento organizacional, la simplificación de procesos, la gestión de conocimiento, el control interno y el relacionamiento con los grupos de interés (ciudadanía, sector privado u sociedad civil organizada); la gestión presupuestal y eficiencia del gasto público, a cargo del Ministerio de Hacienda y el Departamento Nacional de Planeación, DNP; Gobierno digital, del MinTIC; Seguridad digital en cabeza de la Presidencia de la República; Planeación institucional y Servicio al ciudadano, y Seguimiento y evaluación del desempeño institucional, bajo la dirección del DNP.

 

El trabajo de Función Pública en el que confluyen todas las direcciones técnicas con su portafolio de servicios y productos para el desarrollo y fortalecimiento de capacidades de las entidades públicas es coordinado por la Dirección de Desarrollo Organizacional. El proceso se conoce como Acción Integral y su caja de herramientas principal es el MIPG.

 

Alejandro Becker, director de Desarrollo Organizacional de Función Pública dijo en entrevista con Sirvo a Mi País que para la seducción y difusión del MIPG, se cuenta con 24 facilitadores que tienen como misión persuadir a servidores públicos de las entidades territoriales, para mostrarles las bondades y potencialidades del Modelo. 

 

¿Cuáles son las bondades de MIPG?

 

Se trata de identificar los cuellos de botella que una entidad pueda padecer para producir más y mejores resultados, posteriormente se intentan analizar esas dificultades desde la perspectiva de  las siete dimensiones del MIPG, se diseña un plan de trabajo para reforzar y resolver esos desafíos,  y al final del taller se presenta de manera gráfica todo el esquema dando cuenta de la aplicación del Modelo. MIPG no  es otra cosa que un esquema mental para organizar ideas, priorizar decisiones y poder destinar los equipos de trabajo y otros recursos para solucionar líos organizacionales de manera práctica, eficaz y eficiente, con una vista de 360 grados de las entidades, teniendo como base las 16 políticas que imparten las 10 entidades que formularon el modelo.

 

Es un esfuerzo del Orden Nacional para facilitar el análisis organizacional de las entidades dejando de lado la tentación de ver los problemas de manera dispersa. Alrededor de talento humano por ejemplo,  hay que tomar decisiones desde el punto de vista organizacional, no solamente en materia de capacitación, sino quizás también en materias de cargas de trabajo, de perfiles, de diseño de procesos. Y, en ocasiones, es necesario redimensionar los procesos para aprovechar al máximo el talento humano. Entonces, es una manera de modular la administración pública y una oportunidad para poder ver un problema desde distintas perspectivas.

 

  • ¿MIPG  le permite a las entidades identificar y diferenciar lo urgente de lo importante para saber dónde y cómo actuar para resolver ágilmente sus problemas?

 

Es precisamente poder hacer una distinción entre la urgencia y la importancia. Porque casi siempre nos ocupa la agenda lo urgente. A mi manera de ver lo relacionado con fortalecimiento de capacidades organizacionales y por organizacional me refiero a todos los componentes de las entidades: talento humano, recursos, procesos, procedimientos, estructuras, la manera como se relacionan las entidades con los ciudadanos, con el sector privado y con la sociedad civil organizada son temas importantes. Ello implica pensar en medidas de mediano plazo que son las importantes. En  materia de fortalecimiento organizacional lo urgente siempre tiene que ver con decisiones que se toman demasiado tarde, entonces lo que hay que hacer es poner el foco en lo importante, en lo estratégico, que si genera cambios  sostenibles en el mediano y largo plazo.

 

  • ¿A qué entidades pretenden llegar?

 

Esto va para todas las entidades territoriales, incluyendo el sector descentralizado. La idea es que primero la reflexión del MIPG llegue al sector central de los entes territoriales, es decir a los municipios, los que fijan el derrotero como Alcaldía, de cuál es la visión del modelo que requiere la administración. Esa visión es la ruta a seguir de las descentralizadas, de tal manera que  una Empresa Industrial y Comercial del Estado o de Servicios Públicos tiene que  orientar todas sus decisiones de acuerdo al modelo común que se monte en la Alcaldía.

 

La idea es que el MIPG sea la oportunidad de articulación de las administraciones centrales de las entidades territoriales, con sus descentralizadas.

 

  • ¿A cuántas entidades tienen programado llegar?

 

La meta inicial es llegar alrededor de 234 entidades, incluyendo las de nivel nacional y territorial. En principio nos dábamos por bien librados si llegábamos a 32 gobernaciones y 32 ciudades capitales, pero con esta estrategia vamos a poder hacer una cobertura de más de 400 entidades, con la que socializamos al MIPG, generamos espacios de apropiación y orientamos adaptación del modelo en cada entidad. Sin embargo, cada día la expectativa crece, porque a medida que llegamos a las entidades territoriales se produce un efecto bola de nieve, en el que otras entidades se contagian de MIPG. Están diciendo: esto es interesante, porque si bien se incluyen temas antiguos, se ve  la integralidad, se ve la utilidad, nos simplifica la cotidianidad. Creo que al final de la primera quincena de diciembre vamos a llegar a más de 400 entidades.

 

  • ¿Cómo se eligen los municipios a los que llega la atención?

 

Primero, es la voluntad de las entidades territoriales para generar una reflexión que sirva para tomar decisiones de cambio. La voluntad expresa en esos actos básicos de que la entidad diga me interesa, vengan que quiero apropiarme de la herramienta y darle un buen uso es lo más importante, porque a la fuerza no funciona. Segundo, revisar si alrededor de ese municipio o gobernación hay otras entidades que puedan estar interesadas, las contactamos y le contamos para que envíen sus delegados y hacemos nodos por grupos provinciales para hacer los talleres con varias entidades y eso nos permite hacer economías de escala.

 

  • ¿Cómo lograr que los entes territoriales vean a MIPG como una oportunidad de mejora, como un sistema amigable y no como otra idea del Gobierno Nacional para rajarlos?

 

Estamos acostumbrados a que una evaluación es un señalamiento implacable contra nuestra gestión. MIPG invita a romper con ese concepto. El modelo promueve una reflexión autocrítica por parte de las entidades, que las reflexiones alrededor del fortalecimiento institucional son oportunidades de mejora. El lenguaje de MIPG es en el sentido de hagamos un alto en el camino, mirémonos al espejo como entidad y mirémonos desde varios tipos de espejos para poder tener distintas perspectivas y que a partir de esa confluencia de visiones podamos plantear unos caminos de fortalecimiento desde distintas dimensiones que se necesitan, para que el fortalecimiento, valga la redundancia, sea integral. Eso sumado a las metas que se fija cada entidad permite saber en qué momento está y a qué distancia de esas metas, qué ajustes necesita hacer desde las 7 dimensiones, para  acelerar el camino que le ayude a conseguir más  logros y de la mejor manera.

 

  • ¿Cuando hablamos de fortalecimiento, cómo se debe entender?

 

Se entiende desde tres visiones distintas. Lo primero, que la entidad esté en capacidad de identificar qué tipo de problemas tiene que atender. Segundo, la entidad está en capacidad de formular metas viables, factibles, tangibles, que empiecen a resolver los problemas públicos identificados. Tercero, la entidad puede reaccionar a tiempo en la medida en que puede tener todas las antenas posibles que le digan si va por buen camino o no, frente a las metas que formuló.

 

  • ¿Por qué las entidades deben utilizar MIPG?

 

Porque es la oportunidad de aprovechar los servicios que puede ofrecer la Nación en una sola herramienta. Este es un esfuerzo que se debe destacar, de coordinación de 10 entidades que han diseñado a lo largo de su historia muchísimas herramientas de gestión y en un momento deciden ponerlas todas en una sola maleta, 16 políticas que contribuyen a resolver problemas públicos del día a día de los ciudadanos en territorio.

 

Es una oportunidad de diálogo interinstitucional entre entidades territoriales y nacionales, que, además, permite medir los resultados del esfuerzo de simplificar la función pública, de tenerlo todo en una caja de herramientas para que cada entidad lo apropie y adecue de la mejor manera dependiendo de sus problemas de gestión.

 

ASESORÍAS INTEGRALES

Función Pública bajo la coordinación de la Dirección de Desarrollo Organizacional ha hecho 1160 visitas a territorio para brindar asesorías integrales en los 32 departamentos del país.

 

Las asesorías integrales están estrechamente vinculadas con el Modelo Integrado de Planeación y Gestión, MIPG, ya que se convierte en la herramienta por excelencia de la asistencia técnica que provee Función Pública.

 

Durante esta atención se le da una mirada integral a las entidades en materia de empleo público, procesos y procedimientos, gestión y desempeño desde la perspectiva del manual de funciones, la estructura, plantas, protocolos de servicio al ciudadano y trámites entre otros.

 

Este año la meta era llegar a 190 entidades, pero se superó, pues el alcance fue de 349, haciendo economías de escala. La meta es que se cierren los procesos abiertos de este año y llegar en 2018 a otras 90.

 

Lo que más solicitan las entidades territoriales en estas asesorías integrales son: primero, ajustes de procesos y procedimientos que les garanticen más calidad en su gestión. Por eso es que el MIPG es más que pertinente.

 

Segundo, estructuras, plantas  y manual de funciones. Tres, situaciones administrativas. Pero fíjese que los tres tienen en común la gestión del Talento Humano, que, en últimas, es el corazón del modelo integrado.

 

MIPG es un referente metodológico que nos permite trabajar más con menos esfuerzos. Ahorra energía y tiempo.