Editorial
Reflexiones y pensamientos de nuestros líderes.

Pensemos en cómo nuestro trabajo ayuda a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Pensemos en cómo nuestro trabajo ayuda a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible
Por: Oficina Asesora de Comunicaciones | Julio 2017

 

Nada suele parecernos más abstracto que todos esos grandes pactos hechos entre países a nivel internacional. Seguro que los Objetivos de Desarrollo Sostenible - ODS, para la mayoría de los servidores públicos, podrían ser igual de lejanos que las leyes locales de cualquier país asiático. La mayoría de nosotros sabemos que los ODS existen, algunos hasta podríamos enumerarlos, pero lo normal es que nos cueste trabajo ligarlos a nuestro día a día.

 

Teniendo eso en cuenta en la Función Pública organizamos el Foro Iberoamericano La gestión pública para los Objetivos de Desarrollo Sostenible el pasado 27 de julio. Con la ayuda del Centro Latinoamericano para la Administración del Desarrollo –CLAD, que desde hace año y medio tengo el honor de presidir, convocamos en Bogotá a 22 países y a 16 expertos de distintas nacionalidades para discutir cómo los asuntos de gestión pública se relacionan con los ODS. El resultado fue interesante y esperanzador: ¡se relacionan en absolutamente todo!

 

Quisiera aprovechar este espacio para compartir algunas de las conclusiones más interesantes del Foro. De entrada, en el saludo del señor Presidente, se sentó el tono de la importancia de los Objetivos y, sobre todo, de la gestión pública para alcanzarlos.

 

Los ODS, por ejemplo, tienen una comisión interinstitucional –integrada por la sociedad civil, el sector privado, la academia, los medios y las organizaciones internacionales– en la que se discute y se evalúa hasta el mínimo detalle de cómo estamos avanzando en su cumplimiento. Esta comisión es importante pues, si bien esta agenda debe ser promovida activamente por el Estado, solo pueden alcanzarse los resultados si tenemos a toda la sociedad involucrada.

 

Gestionar los ODS desde el Estado implica, primero, entender cuáles son los nuevos valores que deben defender las instituciones públicas en la era de la información y hacer un esfuerzo muy grande por conectar a los servidores públicos con este discurso. No basta con fomentar el desarrollo económico en el país; es necesario concentrar muchos esfuerzos en garantizar el fortalecimiento de las capacidades humanas para reducir la desigualdad, tanto en servidores públicos como en los ciudadanos.

 

Los servidores somos los garantes de la legitimidad del Estado y, en esa medida, es necesario que reflexionemos cómo podemos alinear nuestras responsabilidades y acciones con la agenda pública. Este cambio cultural requiere que logremos enmarcar nuestro trabajo, cualquiera que sea, dentro del cumplimiento de uno –o varios- de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, nos ayudará a legitimar nuestras acciones y a motivarnos a cumplirle a la ciudadanía.

 

También discutimos sobre la necesidad de seguir construyendo instituciones desde los territorios. Necesitamos garantizar la presencia del Estado de tal forma que podamos asegurarle a la ciudadanía lo que requiere de nosotros. Esto tiene que ser la regla en cada rincón del país si queremos consolidar la paz que estamos construyendo. Para ello, además, debemos insistir en ser cada vez más transparentes, participativos, capaces y eficientes con los recursos que tenemos a nuestra disposición. Esto es lo que más potencial tiene para reconstruir los lazos de confianza entre la ciudadanía y nuestras instituciones.

 

El acceso a la información, por ejemplo, es fundamental para la construcción de esta confianza. El ciudadano se siente tranquilo si encuentra toda la información que busca a su disposición. Sin embargo, no basta con que los datos estén disponibles. Es igual o más importante que éstos sean fáciles de analizar y procesar. Solo ahí estaremos cumpliendo con nuestro deber de transparencia.

 

La gran conclusión de este Foro es que esta agenda viene con deberes –pero también derechos- para los servidores públicos. Debemos seguir luchando por proteger la dignidad de nuestros trabajadores –públicos y privados- entendiendo el impacto que los cambios tecnológicos y sociales tienen sobre nuestra manera de lograr los objetivos. Por ser parte de los fines del Estado, debemos ser voceros de los ODS, estudiarlos y apropiárnoslos. Los invito entonces a pensar cómo su trabajo diario ayuda a cumplir con alguno de los ODS. Si involucramos estas metas dentro de nuestras actividades, nos mantendremos más conectados con el fin último de lo que hacemos: construir una sociedad más equitativa y más feliz.

 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.